En el mundial de Brasil 2014 se encontraron Italia y Uruguay en un partido que definía la clasificación a la segunda ronda.
Era un partido muy parejo que estaba beneficiando a Italia con un empate. Unos minutos antes que termine, se pudo observar una situación confusa en el área donde hay un forcejeo entre el delantero de Uruguay, Luis Suarez, y el defensor Italiano, Giorgio Chiellini.
Más allá de las discusiones, termina el partido con la clasificación de Uruguay.

Luego de terminado el encuentro, comienzan a mostrarse imágenes que demuestran claramente como Luis Suarez, en un choque con el defensor, lo muerde en el hombro derecho. Toda la prensa mundial habla del hecho descalificante del delantero.
Una vergüenza para él y para todo su país. Tanto es así, que la FIFA lo dejó afuera del mundial y de toda competencia futbolística por cuatro meses. Increíblemente en el partido anterior, contra Inglaterra, el delantero uruguayo había convertido los dos goles de su equipo transformándose en el héroe y salvador indiscutido de su país.

Todos tenemos momentos en los que brillamos por nuestras virtudes y otros en los que cometemos tremendos errores.

¿Cómo te gustaría que te definan?
¿Por tus aciertos o por tus fracasos?
¿Por tus momentos de lucidez o tus momentos desafortunados?

Cometiste un error con una tarea en el trabajo. Reaccionaste de mala manera con algún amigo. Le contestaste mal a un profesor o se te escapó una palabra fuera de lugar en una reunión familiar.
-«Es así: un maleducado. No le importa nada, es un desagradecido, siempre hace lo mismo, nunca piensa en los démas».
O sino pensálo desde el otro lado del escritorio. Cuántas veces definiste o etiquetaste a alguien por tal o cuál acción.
-«Es un creído, un hipócrita, una mala persona».

Es verdad que somos lo que hacemos, pero no todo lo que hacemos nos enorgullece y nos define.

Quizás sería cuestión de no ser tan determinantes a la hora de definirnos a nosotros mismos y a los démas.
¿Viviste alguna vez algo parecido?

Mandáme tus comentarios sobre el tema.

Te mando un abrazo.

Lic. Mariano Calabretta
MN 55658